Viajar ha sido definitivamente la mejor educación de mi vida. Siempre he creído que cuando sales a conocer mundo, a conocer gente y nuevas culturas, te acabas conociendo a ti mismo. En los últimos 3 años que he pasado viviendo fuera, se puede decir que he aprendido algunas lecciones de vida viajando. Si eres una persona aventurera, te sentirás identificadx con muchas de ellas. 

Lo equivocada que está la gente con respecto a otros países

Poco antes de irme a vivir a Sudamérica, me di cuenta de la percepción tan equivocada que tienen muchas personas con respecto a otros países. Cuando contaba las ganas que tenía de coger el avión a Honduras, bajar por México hasta Chile, no faltaba nunca el típico comentario ignorante de ¿Pero qué se te ha perdido ahí? Estás loca, ten cuidado, y si te secuestran, bla bla bla..

Es difícil tener una visión abierta del mundo cuando lo único que hacemos es escuchar desgracias diariamente en los medios. Por eso opino que hay que salir de la burbuja social en la que vivimos y ver el mundo con nuestros propios ojos. Desgraciadamente y aunque no lo creamos, vivimos en una sociedad cerrada y con muchos prejuicios, pero no dejes que el miedo y la negatividad de los demás te influya, y aprende a ver por ti mismo lo mejor que tiene este mundo. 

viajar a machupichu

Foto: Con mi best friend de Machupichú, Perú.

El mundo es un lugar seguro

«Bueno ya está aquí la soñadora Disney» pues sí, pero te diré una cosa:

Conocí a las mejores personas haciendo autoestop en la ruta panamericana (la que recorre todo Latinoamérica). Sí, autoestop. Sin duda las mejores experiencias las he vivido en el camino. Me han recogido todo tipo de vehículos: trenes de carretera, caravanas hippies familiares, tractores, camiones cisterna. Y aquí estoy, más viva que nunca, y sin haber tenido nunca algún tipo de problema o sensación de peligro. Todo lo contrario, he tenido conversaciones súper gratificantes, risas, música y reflexiones con gente fascinante.

lecciones de vida viajando

«Nunca te ha pasado nada porque has tenido suerte«- ¿te cuento una cosa? No existe la buena ni la mala suerte. Lo que existe es tu actitud frente a la vida, la forma de tomarte las adversidades que se te presentan y  aprovecharlas para sacar cosas positivas. Si nunca saltas por miedo a caer, nunca sabrás lo que es volar. Si crees en ti, la vida te pondrá a buenas personas en el camino. Llámalas ángeles, suerte, como tú quieras, pero recuerda que atraerlas está tan solo en tus manos.

Foto: Desierto de Atacama, Chile. (Alejandro, un chico local de allí nos recogió en pleno desierto y nos llevó a recorrer sus tierras durante una semana.)

En definitiva, la gente que conocí en la carretera me abrió las puertas de su casa, de su familia y su corazón. En Sudamérica sentí una energía que no había en ninguna otra parte del mundo. 

 PD: quiero recalcar que ser una chica y viajar sola NO es ninguna irresponsabilidad. Nunca seremos libres si continuamos creyendo eso.

El lugar lo hace la gente que conoces

Cuando viajas tienes dos opciones. A) Ser el típico turista. B) Conocer gente nueva. Yo siempre opto por la segunda. Para mí, la magia de viajar no está en la comodidad del hotel, ni en los tours que te llevan a la luna y te sacan el riñón y los dos ojos.

Para mí, la verdadera magia reside en convivir con la gente localMuchas veces viajamos y no conocemos los países realmente. Conocemos lo que la sociedad nos impone. No conocemos la verdadera cultura, las costumbres, la comida, los olores, hablar con desconocidos y aprender cosas nuevas. Esa es la verdadera esencia y las experiencias más enriquecedoras que existen.

#Relacionado: Cómo perder el miedo a viajar solo 

lecciones de vida viajando

Foto: Desierto del Sahara y los amigos Chilenos que hicimos en Marruecos.

Viajar engrandece tu mundo

Viajando te das cuenta de lo pequeños que son tus problemas y de que las personas más felices, en muchas ocasiones son las que menos tienen. Cuando viajas, valoras infinitamente más todo lo que te rodea. Te quedas solo con lo esencial y te das cuenta de que te llena más tener experiencias e historias que contar que cosas que enseñar.

Te cambia la perspectiva

Cuando viajes, dejarás de juzgar. Vivirás situaciones límite y te pasarán cosas que nunca imaginarías.

Y es ahí cuando te das cuenta de que la vida es perspectiva. Cuando aprendes a valorar lo que tienes, a exprimir la vida al máximo y a apreciar los pequeños momentos, que son únicos y no vuelven.


Nada ni nadie puede frenarte

Nos pasamos la vida esperando la aprobación y el apoyo de los demás, sin darnos cuenta de que somos nosotros los que tenemos que decidir y no otros. Otros, que intentarán que no crezcas, para que no arriesgues. Intentarán que no vueles, para no perderte, pero a veces tienes que elegir tu felicidad por encima de la del resto. Con el tiempo aprendes que no todo el mundo estará de acuerdo con tus decisiones, pero la vida en sí es eso, arriesgar y tomar las riendas del rumbo que tú elijas.

He aprendido que no puedes dejar de perseguir tus sueños y de creer en ti porque nadie más lo haga. Eres libre para ser quien realmente eres, al fin y al cabo, es tu vida, nadie la va a vivir por ti.

Hace un tiempo, un amigo me dijo una frase que siempre he llevado y llevaré conmigo: «Nunca dejes que nada ni nadie te tape con un árbol el bosque que tienes detrás.«

lecciones de vida viajando

Foto: Volcán Arenal, Costa Rica

Todo pasa por algo 

Definitivamente, mi frase favorita. Todo, absolutamente todo lo que nos pasa en la vida, pasa por algo. 

¿Y por qué digo esto? pues porque viajar no siempre es placentero, También hay momentos en los que estás solo contigo mismo, y tienes que a aprender a sobrevivir. Lo mejor de viajar es que te pone en situaciones límite en las que nunca sabrías como reaccionar. A veces te tocan experiencias buenas, y otras veces no tanto. Pero siempre, hay algo positivo que sacar, y cuando eso ocurra, recuerda, que todo pasa por algo, pero sobre todo, que todo pasa

Más vale arrepentirse de algo que has hecho que de algo que nunca harás.

En la vida hay miles de caminos

En la vida hay miles de caminos, miles de opciones. No estoy diciendo que todo el mundo deba seguir este, sino encontrar el que a cada uno le haga feliz. Muchos dirán que soy una soñadora, pero pienso que necesitamos más soñadores en este mundo. 

No tengas miedo si tu camino es diferente al de los demás. Cuando dejes de tener miedo, cuando decidas arriesgar, cambiarás, crecerás, y cuando regreses todo seguirá igual, menos tú.

lecciones de vida viajando

Foto: Ruta por el gran cañón del colorado, Arizona, USA.


En definitiva, viajar es aprender a vivir y a sobrevivir. A sobrevivir, porque el viaje te enseña las cosas más jodidas de la vida. Te enseña a enfrentarte a la soledad, a tu propia realidad, encontrarte solo frente al mundo, con tus circunstancias, tus miedos y tus problemas. Abres la mente. Aprendes de otras culturas y te enriquece el alma. Vives experiencias de las que aprendes a ser mucho más feliz. Y sobre todo, porque la vida te regala a personas que siempre caminarán contigo, estés en la parte del mundo en la que estés. 

Leave a Reply